20.9.07

Impotencia

Normalmente no pienso mucho en ello. Hay días en los que ni me acuerdo, días en los que soy simplemente feliz, me siento feliz. Tengo mucha gente a mi alrededor (unos mas lejos, otros mas cerca...) que me quiere y me lo demuestra, tengo una vida llena de quehaceres y proyectos, un futuro a veces incierto pero siempre excitante. Incluso de vez en cuando me gusta asomarme al precipicio de ese desconocido porvenir, y adivinar dónde caeré, en qué tropezaré, a quién encontraré en el camino...


Pero a veces no puedo evitar pensarlo. Soy diferente. Por muchos amigos que tenga, por mucha aceptación social, por muy guapo que sea para mi madre, por mucha batalla legal que se haya ganado o por mucha carrera que esté a punto de conseguir, por mucho que me implique en actividades sociales o por muy mala letra que tenga. Es así.

No tengo nada que demostrar. No quiero demostrar nada. Estoy harto de esforzarme por ser la mejor versión de mí mismo y encontrarme con estas barreras... ¿Es mucho pedir un poco de tolerancia? Para algunos supongo que sí. El caso es que no tengo piso, no tengo EL piso... por ser como soy.

Y no, no me voy a hundir por esta gilipoyez, aunque ahora mismo la impotencia no me permita ni siquiera llorar. Porque esto solo es un bache, un escalón, y cuando lo suba me reiré con rabia desde allí arriba, por mucho que me duela que estas cosas pasen.

Es una auténtica lástima. Para mí porque tendré que seguir buscando piso... A tí te dará igual y no te deseo nada malo, cada uno tiene sus propias convicciones morales... Simplemente me gustaría que si alguna vez alguien formara una familia contigo, tuvieras un hijo o una hija... diferente.

8 comentarios:

Neo dijo...

Hey! ole tus huevos!

Se que vas a darle con un canto en los dientes a ese desperdicio humano, porque eres un luchador nato y al final saldrás ganando tú.

PD: please, dime donde vive ;)

Clausius dijo...

La cosa es (independientemente de lo que haya pasado), ¿merece la pena ponerse así por tal nimiedad?

Muchas veces le damos demasiada importancia a cosas que realmente no las tienen, cuando lo realmente importante es estar medianamente bien , sentirse agusto con la familia y amigos y no estar excesivamente enfermo. Lo demás es accesorio en cierta medida. Puede fastidiar, pero bueno, son cosas que se terminan olvidando.

Quizás sea condición humana, yo me incluyo, pero hay que intentar ver las cosas de otra manera y darle a casa cosa su importancia.

Saluten aus Deutschland.

Anónimo dijo...

Hay alguien que siempre me dice que es mejor que te odien por quien eres a que te amen por quien no eres...


Una personita que te quiere mucho

Charly dijo...

Hola niño!
No se exactamente como habra sido el momento en si, pero evidentemente, a muchos, esto nos toca de lleno. Como tu muy bien dices, todo el mundo parece aceptar todo... pero siempre en el barrio de al lado.
Sobre todo no dejes que un gilipollas, sea quien sea, te haga dudar de lo buena y "valida" persona que eres. Ojala tengas infinita suerte en la busqueda del piso, pero este pequeño bache no deja de ser uno mas de los muchos a los que tendremos que enfrentarnos. Tienes mucha suerte de tener toda la gente que te quiere, de todos tus proyectos, tus ganas de vivir, de tu forma tan peculiar de ver la vida. Pero de lo que mas afortunado eres es de ser precisamente eso, diferente!
Nunca jamas te derrumbes, eso es lo que mas puede joder a los que quieren verte mal. Apoyate en todos los que te quieren (queremos) y a la puta mierda lo demas.
Un abrazo, y sigue siendo tu, tal como eres, que le das mil patadas a la mayoria de los mortales. Cuidate niño.
Ah! Y gracias por tus animos...tampoco es muy buen dia para mi, ya sabes. Besos

Oneyed-Jack dijo...

La verdad es que es para alucinar con la gente.

A veces es imposible evitar el encontrarnos con gente así, de todas formas, pese al palo que parece que te has llevado, te veo con ánimo de sobra para superarlo.

Un saludo, y sigue así!

raul dijo...

A veces podemos sentir impotencia, es algo humano.
La impotencia es ese sentimiento que nos invade, por no poder hacer nada ante un hecho injusto y quedarnos totalmente indefensos. Ante este sentimiento nos solemos hacer mil preguntas, y tratamos de dar mil respuestas tratando de justificar lo que ha pasado. Pero no hay respuesta lógica que lo explique.
Es triste vivir en un mundo de lleno de intolerancia, porque los valores que puedan tener estas personas quedan enterrados. Es triste que la gente sea asi, porque no pueden juzgar a los demas por ser diferentes, porque la tolerencia y la diversidad es lo que mas enriquece a la sociedad.
Suelta la rabia que hayas sentido y abandona ese sentimiento de impotencia porque no merece la pena. Mejor no compartir nada con gente asi. Eres una gran persona y eso es lo que vale. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Pero qué mierda ha pasado?
Side Sho Bob buscando tu correo para mandarte algo personal en plan "te puedo conseguir a unos tipos que por menos de 100 euros se cepillan a alguien, a quien quieras".
Y no es broma.
El actor secundario bromea a veces pero no siempre.

Anónimo dijo...

No encuentro tu puñetero correo, anda escríbeme y me cuentas qué tal la entrevista, lo del piso y el frío otoñal de málaga.
Y sino, también.
Miguel