1.11.08

Getting along

¿Qué es un lugar? Un sitio físico, un territorio con unos límites, puede que una ciudad o un conjunto de estas, incluso un país... Por más o menos tiempo la gente cambia de lugar, sin embargo no todo el mundo guarda los mismos lazos con aquel emplazamiento en el que una vez tuvieron la oportunidad de estar.

Cuando volví a Bélgica en Marzo había algo que fallaba. Tenía mucho cariño al país, lo recordaba con nostalgia desde España y aunque sabía que no iba a ser lo mismo, no esperaba un cambio demasiado sustancial. Al fin y al cabo las ciudades seguían en su sitio, los paisajes seguían siendo igual de bonitos, la gente igual de educada y estirada, las patatas seguían teniendo las mismas salsas y la cerveza tenía los mismos grados de alcohol.

No tardé mucho en darme cuenta de que lo que hace que un lugar sea especial dista bastante de sus platos típicos, su arquitectura o su idiosincrasia popular. Es la gente la que hace que recuerdes a un lugar con más o menos cariño, cosa bastante lógica a priori, pero que cambia el concepto de lo vivido de forma drástica. Si no tienes gente en la que apoyarte en el sitio donde te encuentres, si no hay nadie a quien llamar el fin de semana cuando no tengas nada que hacer, si nadie te llama cuando un día no puedes ir a trabajar porque te encuentras mal, si tienes la cabeza siempre en otra gente y no en la que te rodea... Si todo eso pasa, el nombre de ese lugar no se grabará a fuego en tu corazón, y te irás sin pena ni gloria a buscar otro sitio que te cale más, o volverás a tus raíces, porque siempre puedes volver.

Todo esto pasa hoy por mi cabeza, porque contra todo pronóstico parece que me estoy volviendo a acostumbrar a Bélgica. Y por supuesto, es por culpa de la gente. A todos los que se den por aludidos, muchas gracias.

4 comentarios:

Henmex dijo...

Da gustico ser el primero que te diga que los seres humanos somos aun medio bichos gilipollas, quizas la fiera mas masoca que exista y con mas "mardá" del planeta... por eso como instinto de supervivencia asimilamos las cosas malas a un deseo de rechazo... tememos que nos hieran pero potencialmente somos nosotros mucho mas malignos para nosotros mismos.
"el hombre es un lobo para el hombre" y muchas veces aunque durmamos solos estamos durmiendo con nuestro enemigo numero uno.
Sinceramente disfruta de belguica, estar lejos del seno materno ayuda mucho lo estoy aprendiendo a pasos agigantados, se que ya llevas mas tiempo fuera que yo pero si...uno aprende a ostias(no es lo mismo llevarse una ostia en españay llamar a la mama e irse al pueblo que llevarse a vete tu a saber cuantos km) de todos modos y pa no ser pesao... se pasara...ya le encontraras otros encantos en otras situaciones.

somos victimas de los "mis circunstancias y yo"

ohni dijo...

Jou Josele, da gustico leer una de tus interesantes reflexiones my friend.

Es cierto que los lugares son especiales en gran parte por las personas pero yo lo extrapolaría a otro concepto más global: CIRCUNSTACIAS. Es decir, todo aquello que rodea una cuestión o que la explica.

A mí me ha pasado a veces (estando en mi ciudad natal) que con algunas personas sabes que podía haber ido las cosas de una manera (para bien o para mal) pero sin embargo han salido de otra forma. Lo típico que pasas una mala racha, que está cambiando tu forma de ver las cosas... en definitiva el contexto de todo. Es así y es el término que hace que igual que algunas veces las cosas van mejor de lo pensado, a veces se tuercen.

"Soy yo y mis circunstancias" Gran frase.


Y a nivel personal me alegro mucho de que las circunstancias te sean favorables ;).

Cuídate mucho Josele; si una cosa buena tienes es que sean las circunstancias que sean siempre sales airoso.

¡Un fueeeerte abrazo piticli!

Anónimo dijo...

Hola! Leyendo el facebook he llegado hasta tu blog una vez mas... La opinion aobre tu banner... pues esta bonito, Loja y Amberes, no? vaya contraste! Jajaja!

Oye, cuando quieras pasate por nuestro pisito, estamos en De Vrierestraat, cerquita del museo...

Un besito y disfruta el dia que mañana a trabajar!! Dios, nooo!!!

xxxx

Carmen Ruiz

Letichan dijo...

En Martín (Hache), el personaje de Federico Lupin decía algo así "La patria no existe. La patria son los amigos, la familia, la gente que quieres".

Me alegro mucho de que, después de una época dura, vuelvas a encontrar en Bélgica lo que hizo volver en marzo.

Un abrazo