5.3.09

Decir que no

Desde que tengo uso de razón se me ha dado fatal decir que no. El simple hecho de pensar en decepcionar a alguien me da ganas de vomitar. Siempre intento ser lo más complaciente posible, lo más adaptable, lo más simplón en pos de cualquier propuesta que venga de alguien que me importe un mínimo.

Sin embargo a mí me educaron para decir que no. Sobretodo, para decir que no a cualquier cosa buena. No, porque no quiero ser una molestia. No, porque cuesta dinero. No, porque no quiero ponerte en un compromiso. No, porque es demasiado para mí, porque no me lo merezco, porque qué van a pensar los demás...

Por lo general no me cuesta nada decir que sí, si las cosas me van bien me gusta ponerme nuevos retos y enfrentarme a ellos, me encanta hacer locuras, organizar, inventar... Es en horas bajas cuando me encierro en el No, lo cual viene a ser como ver que tus pies se hunden en arenas movedizas y meter los brazos para sacarlos...

Últimamente he dicho que no a muchas cosas, y creo que algunas eran buenas... ¿Motivos? Muchos ¿Lo volveré a hacer? No lo sé, pero ... voy a intentar que no.


¿Ves? Otra vez digo que no... xD

Edito porque acabo de acordarme de un post de Rich, psicólogo VIP, sobre el pensamiento positivo. A mí me gustó mucho así que ¡pasaros! :D


6 comentarios:

Oxygenox dijo...

A ver si es verdad y vas viendo las cosas desde otro prisma. Por lo pronto te echaremos de menos.

Rich! dijo...

Hola Josele,

En primer lugar muchas gracias por el enlace :D

En segundo lugar, entiendo lo que planteas: cuando uno está en horas bajas se arriesga menos, quizá porque lo último que quiere es tener más errores. Aquí lo "bonito" sería pensar "la actitud ha de jugar a tu favor, con una actitud positiva, de cualquier pequeño error aprenderás y varias cosas buenas experimentarás" Pero aunque eso es lo deseable, a todos nos cuesta. Y cuanto más miedo hay a algo, más probabilidades percibimos de que pase.

Pero querría acabar con un comentario personal positivo: si de algo puedes estar convencido es de que lo bueno que has tenido ha sido porque te lo merecías, y lo que ansías llegará por la misma razón. Eso sí, confía en que así será. Tarde o temprano tus logros se harán realidad (y ya has tenido algunos destacables)


Un abrazo enorme pequeño.


PD. Gracias por la canción. Me encanta.

Henmex dijo...

Estoy de acuerdo, NO NO NO y NO,



*el hombre que siempre decia NO

Sr. Calavera dijo...

La humildad nunca es mala hombre, pero creo que se a que te refieres con lo de esa cultura del No...Se aprende de pequeñito y es difícil superarla.

Tú lo estás haciendo muy bien man, un saludo!

Karz dijo...

Hombre, siempre puedes decir NI

PD.: NI! NI! NI! NI! NI! NI! NI! NI!

PD2.: ¿Todo este post a que viene, a que has dicho que no a otra quedada en la misma semana? Rufián! XD

Anónimo dijo...

He llegado a tu blog un poco de casualidad, y me ha llamado mucho la atención esta entrada pues mi madre desde peque me llamaba "la niña del NO", aunque conforme he ido creciendo mis Nos son menos frecuentes..quizás por la misma razón que tú...decepcionar a alguien.
De todos modos, para mi madre siempre seré "la niña del No" xD

Un gusto leerte. Saludos