18.11.09

Contrastes, contrastes, contrastes...

Para ser un país tan pequeño, Bélgica es un país de contrastes.

Si hablamos de la gente que te puedes encontrar, yo haría una división entre expats y resto del mundo. Hasta la fecha me había relacionado casi al 100% únicamente con otros extranjeros, o a unas malas belgas que han vivido en el extranjero. De ese grupo hay muuuucho que decir, todos los expats que conoces tienen una historia detrás, y para mí todos son especiales porque según la circunstancia me puedo sentir identificado con ellos, por las vivencias que nos tocan, las dificultades que pasamos día a día aquí, etc.

Del otro lado tenemos a los belgas, le plat pays, que aunque acojen muchísimos extranjeros y cuentan entre sus filas con segundas y terceras generaciones de emigrantes, siguen teniendo un punto provinciano tan inesperado como genial.

Hay una chica en el trabajo cuyos padres son españoles, pero que nació aquí. Por un lado, pudiera parecer que ella debería de tener ese espíritu expat, y a ratos lo tiene: le encanta españa, ir de vacaciones allí, lo vive en la feria rociera de Vilvoorde... Pero por otro tiene esa parte provinciana que los extranjeritos tenemos tan olvidada, y las cosas que me dice me provocan tanta risa como ternura.

Ayer me hizo el interrogatorio, de por qué estaba aquí, y le dio mucho sentimiento comprobar que estaba "solo" (no tengo familia aquí). Enseguida se ofreció a presentarme gente, españoles incluso, para hacer amistades y tal... Yo, al ver que mi historia quizás pintaba demasiado "solitaria" para ella, decidí suavizarla mucho, y enfatizar la de amigos que tengo y la de gente que he conocido, y lo mucho que he aprendido de todo y de todos. Ella se tranquilizó un poco, pero al final de la conversación me dijo que un día nos íbamos a ir de compras los dos juntos, propuesta que acepté encantado.

Hoy me ha preguntado si es que yo no como. Normalmente almuerzo en mi mesa porque 1-Todo contacto social del informático con el resto de la empresa terminará en un vistazo a su PC y 2- No tengo confianza con nadie como para decirle: oye, ¿puedo sentarme contigo a almorzar?. Le dí la segunda razón (la primera es mostrar tus cartas al enemigo, por muy maja que sea esta chica), y me dijo que no se podía creer que un español nacido en españa fuese tímido. En ese momento y, como es normal en mí, me puse como un tomate, y ella se descojonó un poco bastante. Me dijo que ya se encargaría ella de eso, que lo de ser tímido no se lleva. Ains, estos hispanobelgas,pa echarles de comer aparte!! :D

4 comentarios:

Ainhoa dijo...

Ay Josel3, no hay que generalizar eh?
Yo diría entre los belgas hay que distinguir a los flamencos y a los valones (son muuuuy diferentes) y si te pones hasta puedes hacer tres grupos, los que viven en Bruselas son como más abiertos. Y bueno, hablando de segundas y terceras generaciones tienes a esos belgas que siempre han vivido aquí pero que en realidad son españoles, italianos o marroquíes (por nacionalidad) a pesar de nunca haber vivido en esos páíses. Raro!!!

Sr. Calavera dijo...

Como Mayoral, haciendo hamijos en todas partes. xD

Y ahora, algo completamente diferente. No solo se puede ser español y ser tímido sino que se puede incluso ser andaluz y ser soso.:P

pd:Y tu mae?

Anónimo dijo...

Te admiro mucho mas de lo que piensas gañan! sigue bien!

Ramón dijo...

Lo mejor que puedes hacer es crear tú las oportunidades para ir a comer y a tomar café. Para lo del PC, queda lejos y asegúrate de que no llevan portátil ;)