26.11.09

When I was young...

Una de las cosas que más curiosidad me provocan cuando adquiero cierto grado de confianza con alguien es saber cuál es su recuerdo más antiguo. La respuesta siempre es sorprendente, a veces muy tierna, otras algo difusa... y me gusta recordar eso en concreto, de esa persona en concreto. Lo considero especial, como una foto de la infancia, quizás sea porque de mi infancia no hay muchas fotos y necesito algo a lo que agarrarme, como todo nostálgico empedernido.

Cuando me lo preguntan a mí, siempre cuento dos recuerdos, porque no sé qué pasó antes y qué pasó después. Uno de ellos es cuando conocí a mi amigo Javi (del que hace años no sé nada, pero sé que está bien porque lo ven por el pueblo). Creo que tendría unos 3 años, me sentaron con él en el típico banco de arena de la guardería. Él me echó tierra en la cara, yo me puse a llorar, nos separaron y al día siguiente eramos amigos. Este recuerdo me hace gracia porque a mí se me olvidó en un momento dado, pero Javi me lo recordó cuando teníamos 15 años o así.

El segundo recuerdo quizás es más nítido que el primero, y no es de un momento, sino de una semana entera. Yo tenía 3 añitos y medio, y esa semana mi madre estaba en el hospital. Mi padre me despertaba todas las mañanas y me preparaba el desayuno, cosa muy llamativa para mí ya que nunca lo había hecho (y nunca lo volvió a hacer, por cierto). Recuerdo las tostadas con mantequilla y mermelada, que yo veía enormes, pero que mi padre me insistía que comiera porque "ya era grande". Yo no entendía muy bien qué pasaba, sabía que mi madre estaba en Granada, y todo el mundo decía algo sobre un hermanito.

Les pregunté a mis vecinos, dos hermanos, uno mayor que otro, y me dijeron que cuando nace tu hermanito tienes que ir a un sitio enorme con muchas camas para verlo, y que te dan leche con galletas. Con semejantes indicaciones y más dudas que otra cosa, llegué aquel día al hospital. Mi madre dice que cuando la ví, después de una semana, me puse a hacer pucheros (siempre he sido muy madrero, qué le vamos a hacer) y me bebí un zumo que le habían traido las enfermeras. Luego me dijo que fuera a ver la cuna que tenía al lado, y allí acostada, pequeñísima y guapísima (desde recién nacida!) estaba mi hermana.

Hasta años después no me enteré de que los médicos le habían dicho a mis padres que sería niño, y que mi padre por poco la lía cuando le dijeron "enhorabuena, ha tenido usted una niña preciosa". En aquel momento sólo tenía ojos para la criatura que dormitaba en aquel batín blanco, para luego seguir sus primeros pasos en casa de mis abuelos, o sus primeras palabras, llevarla de la mano al colegio, en la moto al instituto, en el coche a Granada... Mañana hará 22 años de este recuerdo, 22 años que se me lleva cayendo la baba con la niña... Y ojalá que sean muchos más :) Felicidades ¡guapa! Que todos tus sueños se hagan realidad.

11 comentarios:

Marilyn dijo...

Me has hecho llorar en el trabajo cabron! pero que tierno eres.... te echo de menos!!!! Besos guapo

Side Show Bob dijo...

Suscribo las palabras de Marilyn: cabrón de mierda.
Hoy mi hermanica sale en el periódico más guapa quepaqué, ala, tos a llorar.
Ah, mis primeros recuerdos se han borrado por culpa de las cervezas que me bebí en Granada.
Side Show Bob

Ainhoa dijo...

Ay qué bonito, yo quiero un hermano mayor!!!!

Anónimo dijo...

Mi lofeeeee muchas gracias yo tb e llorao... jeje un besito mu grande te exo muxo muxo de menos cuidate pliss.

Charlotte Harris dijo...

Ohhhhh que lindoooo!!!
Enorabuena para tu hermana!

Sr. Calavera dijo...

Tierno, pero molón. Que no se vuelva a repetir.
Si insistes en escribir estas cosas se perderá una hermosa tradición. La de que tu escribes algo y yo comento aquí metiendome contigo.

Un saludo!

Henmex dijo...

yo quiero un recuerdo de éstos... porque mi 1 recuerdo es en la guardería y que me habia hecho mis necesidades....
jeje gajes del estudiante.

Saludos desde el tropico

La Petite en Belgique dijo...

Ay! qué bonito, Jose, y qué tierno. Hasta se me han saltado las lagrimitas delante del desayuno.

Un beso grande

La Petite en Belgique dijo...

Ay! qué bonito, Jose, y qué tierno. Hasta se me han saltado las lagrimitas delante del desayuno.

Un beso grande

La Petite en Belgique dijo...

Ay! qué bonito, Jose, y qué tierno. Hasta se me han saltado las lagrimitas delante del desayuno.

Un beso grande

La Petite en Belgique dijo...

Ay! qué bonito, Jose, y qué tierno. Hasta se me han saltado las lagrimitas delante del desayuno.

Un beso grande