28.9.09

Jubilando a la n-gage

Sí, señoras y señores, por fin me he decidido a jubilar a mi querida N-GAGE. DRAMA.

Quien me conoce sabe que hay dos cosas típicas en mi persona: una es la falta de orientación y la otra es mi N-GAGE. Adquirí esta reliquia hace nada menos que 5 años de segunda mano, por lo que en total el móvil tiene más de 6 años. No obstante, aún hoy la gente se sigue impresionando por su diseño, los más despistados preguntan si es nuevo, los más frikis se llevan las manos a la cabeza...

De mi móvil he oído de todo: "Parece una psp!", "Esto es un ordenador, no?", "Huy, pero qué raro lo coges para hablar!", "Qué ladrillaco!!"... El caso es que mi N-panadilla no deja indiferente a nadie.

He vivido muchas aventuras con ella: la usaba de pendrive en la facultad, sus mp3 me han acompañado en mis viajes, fue mi primer movil con tarjeta belga... Ya intenté jubilarla una vez, allá por 2006, cuando adquirí un nokia 6670. Pero también allá por 2006 me vine para acá y el 6670 no estaba liberado, así que la volví a sacar del baúl de los recuerdos, hasta hoy.

Nunca me dió ningún problema, y eso que le hice mil perrerías instalando emuladores, juegos java, aplicaciones chorras... Al final la batería le empezó a durar demasiado poco y, en un intento por salvarla, le transplanté la batería del 6670. Pan para hoy, hambre para mañana: cuando he visto que esta batería también empezaba a durar lo justo he tenido que tomar la drástica decisión de jubilarla. Ya ha cumplido su cometido más que de sobra y se merece un descanso en el cajón de las tecnologías olvidadas. Hay que ver lo que me cuesta deshacerme de mis cachivaches, siendo informático...


El sustituto ha sido un LG M380, un modelo bastante pijo para lo que ha costado, que pesa muy poco y que también puedo usar de reproductor mp3. No le pido más a un móvil. Digamos todos juntos adiós a una parte muy importante de mi vida.

*dicho lo cual, se fué a una esquina a llorar*

25.9.09

The ABC Chronicles: Epílogo

En un lugar de las málagas, de cuyo nombre no me consigo acordar...


Niño A: Oye, y el proyecto este de los tres blogs que dijimos que nos íbamos a currar ¿qué? ¿cayó en el olvido cual partida de munchkin de moraga?

Niño B: No seas cruel. La gente de pueblo es cruel. Hemos estado muy liados, algunos hemos tenido exámenes...

Niño C: U otros menesteres. Ya se sabe que tiran más dos tetas de 2D20...

Niño A: ¿Habéis visto a las niñas de Zapatero? Cualquier día os las encontráis en la Espectra, o en el Sonic (o como narices se llame ahora).

Niño C: El Sonic murió, ahora es un bar infame de modernas donde ponen La Casa Azul.

Niño B: PECHOS.

Niño A: Pues eso, que los peperos aprovechan para decir que si no sabe llevar su casa, cómo va a saber llevar un país. A mí me ha dao por acordarme de la niña de Rajoy, que lo mismo habría salido bollera o algo peor, pero como era inventada pues no ha salido en los medios.

Niño B: Lo mismo ha posado ya en interviú. Que las niñas de hoy en día están muy adelantás. Señora, su hija f...

Niño C: No te cebes. Yo veo bien que las niñas salgan en las fotos y que no las estén criando en un semisótano a base de cubos de pescado crudo. También son su familia, ¿no? Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas...

Niño B: ¿Y éste qué dice ahora, shuprimo?

Niño A: En fin, las familias es lo que tiene. Que en tos laos cuecen habas, y quien diga lo contrario es porque opina otra cosa.

Niño C: Seguramente.


(os echo de menos, cabrones)

18.9.09

Anecdotario II

No sé si esta ciudad está llena de bichos raros, o me tocan a mí todos. En su día ya me encontré con el viejuno alcohólico del Vlaams Belang, lo que voy a contar ahora me ocurrió la semana pasada.

Resulta que estaba yo en mi parada del tranvía a las 6 de la mañana para ir a currar, dormido como siempre. Llevaba puesta una chaqueta militar con la bandera alemana, que compré en Londres (¿?) hace un par de años. Tan ensimismado estaba que casi ni me dí cuenta que una mujer me estaba inspeccionando con gesto sonriente. Le sonreí de vuelta, a lo que ella contestó "Buenos días" en holandés... y empezó esta conversación:

- ¿Eres alemán?
- Emm... no. (no es la primera vez que me lo preguntan aquí...).
- ¡A mí me encanta Alemania! (ahí puso una cara de felicidad que me temí que empezase, al más puro estilo "Al otro lado de la cama" a decir : "las avenidas, los bulevares, los parques....")
- Ahm... (eran las 6 de la mañana, perdonad que estuviera inexpresivo...).
- ¡Es más bonita que Bélgica! (esto lo dijo con pena)
- Pssse... (ahí , con todos mis respetos a Clausius, discrepo, pero no andaba bien de reflejos...)
- Pero es peor en las finanzas...
- ...
- Sprechen sie deutsch? (Hablas alemán? en alemán)
- Esto... no. Entiendo un poco porque se parece al holandés pero... Anda mira! el tranvía!

En ese momento hice un quiebro y me colé dos vagones más atrás evitando en todo momento contacto visual con la mujer raruna. Amberes, qué hermosa y alemana eres.

4.9.09

Eerste dagen: Webdesign

"Cómo pasa el tiempo..." pensaba en el tranvía. Me dirigía a mi primera clase de Diseño Web en holandés, y no podía evitar recordar que por estas fechas, hace 3 años, los malaguitas y yo nos dirigíamos a nuestro primer día de clase aquí en Bélgica. Podía sentir, de forma muy parecida, las mismas inseguridades. "¿Me enteraré de la clase? ¿Será el nivel demasiado alto? Y si me preguntan algo ¿qué digo? No sabré contestar...". También podía sentir la misma sensación de vértigo en mi estómago por iniciar un nuevo reto, y el subidón de energía por estar luchando por algo que de verdad te está costando, pero que quieres hacer.

Empieza la clase con una breve presentación del profe, un chaval joven que además de enseñar en el colegio es diseñador web. No empieza mal la cosa. Durante la clase me sorprendo al ver que entiendo casi todo; se me escapó "Afbeelding" (imágen), que no se me queda la dichosa palabra, pero más o menos pude salvar la situación echando un ojo en las pantallas de mis compañeros :D

Nos pide que nos presentemos, y excepto un marroquí con conocimientos de diseño gráfico y yo, el resto son usuarios bastante normales (de hecho, en el descanso me preguntan qué hace un Ingeniero Técnico Informático en un curso como ese...). En total somos 8, creo que soy el más jóven, y solo hay una mujer. Me recuerda bastante a mi último año en la facultad xD

Para el final del primer día hemos hecho una página básica en HTML, el tipo va a buen ritmo y la cosa pinta bastante bien. Si consigo terminar el curso (hasta Junio) se supone que daremos CSS, flash, bases de datos y cosillas de esas interesantes. El mes que viene ya estaremos trabajando con DreamWeaver, estoy bastante contentillo ... solo hace falta que la cosa siga como hasta ahora :)


offtopic: Mañana llegan mis padres, visita de 4 días, su primera vez en el extranjero y obviamente, la primera vez que vienen a verme ^^

3.9.09

Eerste dagen: Frans

Como todos los primeros días de todo, decido llegar media hora antes de tiempo, por lo que pueda pasar. Encuentro el aula sin problemas, y espero buscando una cara conocida que no encuentro mientras la gente va llenando el pasillo. El día anterior hice un exámen de nivel que me colocó en el primer curso (mi gozo en un pozo), "resignación" pienso.

La profesora llega, como siempre, puntual. Digo como siempre porque, por desgracia, ya nos conocemos: es la maldita zorra que me dió clase de Mordoriano el segundo cuatrimestre del año pasado. La noto algo cambiada, como más simpática y no tardo en descubrir por qué: la clase la componen, en su práctica totalidad, belgas. No tarda en invitar a marcharse a una chica de Armenia que apenas habla holandés, dejando claro que al ser el primer nivel va a hablar la lengua de mordor mucho. La clase es una vez en semana y veo medianamente lógico que se hable holandés, no me imagino una clase de francés inicial en españa en la que solo se hable francés... pero yo no quiero estar allí. Me reparten el primer tema, "Bonjour", con el que estaremos 2 semanas. Le echo un vistazo y solo aparecen formas de saludar y despedirse...

En el descanso me voy para la profa chunga y, en mi mejor francés, le digo que a pesar del exámen pienso que debería estar en un curso más avanzado, que me voy a aburrir mucho y que para mí el francés es fácil por ser castellanoparlante. Ante mi sorpresa, la profa me dice que opina igual y me acompaña a hablar con la profesora de segundo, que me acoje inmediatamente en su clase. Logro desbloqueado: pasar de curso en un día.

La nueva profa es super simpática, muy dulce y no para de hablar (por supuesto, en francés). Habla a toda leche y a veces explica algún concepto "raro" en holandés, pero como prácticamente los mezcla tengo que estar muy atento. Debo de ser masoquista porque me he pasado toda la clase con una sonrisa de oreja a oreja... Mis compañeros son todos belgas excepto otra cara conocida... el Correcaminos, feliz coincidencia ¿no? :)