12.2.10

Kleine dingetjes uit België

Cuando venía en el avión de vuelta de México, volvía a casa con mucha pena. Sabía que iba a echar de menos ese gran país, su gente, su comida, su sol... Sin embargo, fue empezar a reconocer territorio belga (ya casi aterrizando) y una sonrisa se dibujó en mi cara.

Después de 3 años me sigo quedando embobado mirando los edificios cuando voy por la calle. Y aún me llama la atención y me gusta ver el paisaje cuando voy en tren, especialmente si está amaneciendo o anocheciendo. Me gusta ver la nieve (de lejos, que para andar es un latazo...), la gente de todos sitios...

Me gustan los detalles estúpidos de los belgas. Como el de hoy, en el que el periódico era rosa por estar cerca San Valentín, y dentro había un artículo sobre "Cómo afrontar San Valentín si estás soltero". También esta semana se celebraba el dikketruiedag, osease, el día del jersey (en Loja diríamos saquito) gordo, en el que los belgas van a sus lugares de trabajo con una manga un poco más gorda de lo normal y bajan la calefacción para darle un respiro al planeta y al bolsillo. Principalmente se hace en centros de enseñanza, aunque también participan empresas privadas, y me parece una iniciativa muy buena considerando q en Bélgica cualquier edificio público podría usarse de sauna... Siempre hace calor!

Me gusta darme un capricho y comprarme una caja de bombones pequeñita en Leónidas, y que me dure varios días. Me gusta mimar a las visitas (este febrero voy a tener 3!), me gusta pensar que me lo estoy currando para tener un futuro mejor. Me gusta ir a un bar y poder elegir entre mínimo 10 tipos de cerveza.

Hay también muchas cosas que no me gustan, la mayoría relacionadas con echar de menos a la familia y a los amigos. Y el clima, por supuesto, que la nieve muy bonita, pero llevamos ya 2 meses nevados... No me quiero quedar, pero tampoco me quiero ir. Y me parece que todo el mundo lo tiene mucho más claro que yo.

Voy a por otro bombón :P

4 comentarios:

Lirovi dijo...

Por qué sera que no suele unir a todos este sentimiento de no pertenencia pero echar de menos cuando estamos lejos. De añorar la patria chica pero no acabar de querer volver (y mas ahora con las perspectivas de empleo). De pasar los dias echando de menos el sol pero despues querer estar fresquitos en verano...
Será que ya no somos de ningun sitio, que ni aqui ni allá estamos en casa?

Karz dijo...

"Ponte el saquito y no salgas en mangas de camisa ¡que te vah a heláh!" ¡¡Clásico!! :D

Sandel dijo...

"El riesgo es que te quieras quedar" dice un slogan publicitario para atraer turistas a Colombia.
Sobre Bélgica, no creas, algunos después de muchos años aquí, no lo tenemos tan claro.
En cuanto a los bombones (pralinas) prefiero los de Marcolini pero los de Leonidas son más baratos ;-)
Voy por otro tambien.

Ramón dijo...

¡Chocolate! Hasta dentro de un rato lojeño. Que buena pluma tienes :)