24.3.10

The IT Crowd World Tour

Una de las mejores cosas que tiene mi nuevo curro es la posibilidad/necesidad de viajar por Europa para solucionar la vida de la gente. Hasta ahora me había tocado viajar solo, cosa que está bien por un lado y es tremendamente aburrido por otro, pero en este último viaje pude contar con la compañía de mi compi. Entre los dos llevamos todo el soporte informático de la empresa, y normalmente cada uno estamos en una oficina distinta, pero esta misión requería de aunar fuerzas, y allí que fuimos a darlo todo!

La primera parada fué Madrid, donde estuvimos de mierda hasta arriba, muchísimo curro. El miércoles nos volvimos en coche (hecho que aproveché para atracar el Mercadona) ya que el jueves teníamos que estar en la oficina de París, pero el tiempo se nos echó un poco encima y a la altura de Bayona ya eran las tantas, así que decidimos buscar hotel.

Quien haya atravesado Francia en coche habrá reparado en la abundancia de cadenas de Hoteluchos de Carretera. Ni en España ni en Bélgica hay tantísimas: Fórmula 1, B&B, Campanille... El caso es que, siendo miércoles, no siendo festivo, y con 6 hoteles en Bayona, no encontramos ni uno libre. Tuvimos especiales problemas con los Campanille, cuyo complejo sistema de registro 24/7 no funcionaba correctamente, no nos cogía las tarjetas o simplemente no contaba con dicho sistema... No es necesario decir que le cogimos una manía inmensa al dichoso Campanille, pero teníamos que seguir buscando, así que seguimos nuestro camino hasta Burdeos.

Serían las 3 de la mañana cuando, después de un día de trabajo bastante duro y muchos km a la espalda, llegamos a Burdeos. O encontrábamos hotel o dormíamos en el coche. Primer intento: Campanille. Por supuesto, impracticable. Segundo intento: BINGO. Dormimos 4 horitas y a la mañana siguiente (o al rato siguiente...) seguimos nuestra marcha y conseguimos llegar a París a la hora de comer.

Qué diferencia de oficina! Mientras en España todo era "crisis", "paro" y desánimo, en Francia nos acogieron muy calurosamente, nos invitaron a comer y se ofrecieron a buscarnos alojamiento. Yo apenas podía creer que, desde un despacho, veía la torre Eiffel. Fué realmente, un viaje a otro planeta por cosas como estas:

- Bonjour José, sabes que las impresoras no funcionan?
- Anda! Desde cuándo?
- No sé! jajajaja

Unas horas después, volveríamos a la realidad al recibir un mail con los detalles de nuestro nuevo alojamiento. Un Campanille. Pero a mí ya me habían contagiado el buenrrollismo parisino y, mientras mi compi ponía cara de resignación, yo me revolcaba de risa en el enmoquetado suelo.


Hacía demasiado tiempo que no escribía una anécdota de las mías, estoy reflexivo con esto de hacerme viejo... Aunque mañana partimos para Birmingham y me da a mí que también pasarán cosas para contar ;) Ya he empezado a recibir regalos de cumpleaños: Un paquete desde España con algo de ropa nueva (los pobres siempre regalamos cosas útiles ;) ), magdalenas caseras de mi madre y una tarjeta que me ha hecho saltar las lágrimas. Ay, la familia...

6 comentarios:

Karz dijo...

Cagonlaputa, no sé si es envidiao o melancolía pero me habría encantao haber hecho este viaje con vosotros :P

Pamina dijo...

ya es tu cumple? ya ha pasao otro año? mecagoentolokesemenea!! y yo con estos pelos!! xD
Estoy planeando atravesar EEUU en coche de costa a costa con un amigo... te apuntas?

Un abrazo
Pamina

SoJoYoyo dijo...

Vaya con el viajecito, jeje, yo también quiero impregnarme de optimismo jo, España deprime xD

Berna dijo...

hey, siento haberme pasado un poco de hora, pero , FELICIDADESSS, espero qeu estes disfrutando de tu viaje.

A ver si nos vemos pronto, en verano, quizas me pueda pegar algun salto a donde te encuentres XDD un abrazo ;-)

karibdys dijo...

xDD cuando vaya pa lla no me busques uno de esos hoteles xDDD

Falo dijo...

dormisteis 4 horas y os levantasteis? qué huevos le echáis...

no se yo cuántas patadas hubieran hecho falta para levantarme x'D