29.3.10

No olvidaré

Por más que me lo pidas, no olvidaré.

Caminaré por aquella estación, comeré en aquel restaurante y pasearé por esa avenida sin pararme unos segundos para dejarme llevar por la nostalgia. Pero no olvidaré los lugares especiales donde me cogiste de la mano, me abrazaste, me diste el primer beso.

Me desharé de tus regalos, los sustituiré por otras cosas que tampoco necesite y me hagan menos feliz. Pero no olvidaré que fui feliz cuando me los diste, tu cara sonriente, mi desconcierto y emoción.

Tiraré las sábanas donde nos abandonamos a la pasión, no sea que tu aroma permanezca después de lavadas. Incluso cambiaré de cama, de casa, de barrio. Pero no olvidaré tu tacto, tus ojos, tus latidos, ni tu forma de dejar las cosas según tu orden y no el mío.

Volveré a buscar consuelo en miradas vacías, en bares, en aficiones abandonadas por el fortuito paso de Cupido. Pero no olvidaré que pasó y que, en aquel entonces, no pudo ser.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es muy duro olvidar cuando no se quiere, cuando no se elige, cuando son las circunstancias y no uno mismo el que decide. Es muy duro olvidar e intentar borrarlos recuerdos de la memoria cuando todo te recuerda y hasta lo mas nimio te hace recordar.

El tiempo no cura todo pero hace que el dolor sea más llevadero más soportable menos agudo. Al menos queda ese consuelo...