22.4.10

Dejad que los chungos se acerquen a mí

Tengo cara de "pregúntame". Es algo que sé desde hace mucho y que me podido demostrar en numerosas ocasiones, como aquella vez en el metro de Milán que una viejecilla eligió preguntarme a mí de entre los 30 personajes que pasábamos por allí en ese mismo momento, o como aquel día de feria apoteósico en Málaga cuando me pararon 5 veces para preguntarme, 5 personas distintas (una de ellas yendo en autobús). Creo que se trata de una técnica de línea sucesoria, ya que mi padre también la posee... El caso es que ayer, esto me llevó a entablar conversación con un personaje de la fauna Amberina.

Yo esperaba el tranvía de vuelta a casa, y un chaval con pinta de chuloputas se me acercó a preguntarme algo relacionado con la parada. El caso es que me lo preguntó en un idioma indescriptible, y yo le contesté por señas (no tenía ganas de investigar). Todo debería haber quedado ahí, pero a los pocos minutos un crío de unos 11 años se acercó al chulillo y le preguntó algo en árabe, sin mucho éxito. Después pasó al holandés y el tipo seguía sin inmutarse, no abría la boca. El niño puso cara rara y me vino a preguntar a mí, también algo sobre el tranvía. Le contesté mientras el chulo decía "io solo parlo italiano e spagnolo...". Al oir esto no pude evitar sonreir, y ese fue mi error.

El chulo se percató de que lo entendía y se vino para mí, sonriente, a darme conversación. Me comentó que venía de Italia, que en Bélgica se vive bien pero hay demasiados moros y que en España no se trabaja. Me pregunta si tomo drogas, yo le digo que no, pero él parece muy interesado en el tema y me cuenta un par de batallitas sobre consumo y huidas policiales... Observo que, pese a que su español no es 100% correcto, conoce a la perfección términos como placa o bellota. La conversación da un giro y se pone a hablar de cárceles, que en las de Bélgica en 2 meses estás en la calle... Y que él estuvo 2 años en una, en Murcia, porque lo pillaron con un kilo de cocaína. Ahora todo cuadra. Yo no sé dónde meterme así que, pese a estar cansadísimo, me bajo del tranvía antes de tiempo (no sin darle antes la mano y desearle buena suerte).

¿Me tocan todos los raros en este país? Mientras me siga sirviendo para escribir anécdotas, yo encantao :D Bélgica, que llena de personajes y hermosa eres.

6 comentarios:

Giorgio dijo...

Maaaadre que mieeeedo!! Me quedo con mi friki-flamenco simpático hablándome en el tren en español con acento portugués... :P

Giorgio dijo...

¡¡Queremos foticos de la nueva chozaaaa!! :D

Pamina dijo...

No me extraña nada, con la cara de "wena hente" ke tienes se te tienen ke pegar to los frikis ke haya a dos kilómetros a la redonda :P

A mi me preguntan por la calle los guiris perdidos, me encanta ver la cara de sorpresa ke ponen cuando les contesto en inglés xD

un besito
Pamina

dragonfly dijo...

Supongo que será esa cara de buena gente que dicen por aquí ...

Pero vamos, no me pongo yo a presumir de mi pasado delictivo con un desconocido ...

saludos

Ainhoa dijo...

Sí,hay gente que atrae a los frikis, otros a la gente mayor, otros a los niños, no sé porqué será pero es cierto. Y a ti te han tocado los frikis al parecer y aquí hay muuuuuuchos.

Charlotte Harris dijo...

A mí el otro día me pararon como 7 en la misma calle! Eso si la cual es enorme y me querian vender todo!
Aunque yo tengo una frase genial: Desole, je ne parle pas français!
Mano de Santo!
Me uno, es por la cara de buena gente!