12.4.10

La piscina Olimpica de Amberes

Como buen informático, estoy peleado con el deporte. No es que sea vago, ni mucho menos, es que el deporte carece de todo interés para mí. Siempre fui bastante pésimo en lo que es la coordinación psicomotriz, en el colegio me ponían a jugar a voleibol con las niñas en clase de gimnasia, mis amigos siempre me elegían el último para jugar al baloncesto... Nunca fui hincha de ningún equipo de fútbol, jamás me interesó ver un partido, odio el ciclismo en televisión y jamás he seguido unos juegos olímpicos.

El Erasmus fue, sin duda, mi año más deportista. A los ejercicios de barra fija y levantamiento de pintje (ejem) se fueron añadiendo actividades inesperadamente sanas para un grupo de juerguistas estudiantes de intercambio: íbamos a patinar, jugábamos a baloncesto, andábamos todo el rato con la bici e íbamos a nadar.

Lo de patinar duró poco. Más que nada porque salvo el finlandés, el resto éramos un poco torpes y estábamos más en el suelo que otra cosa. El baloncesto nos dejó partidos inolvidables de Norte de España VS Madrid+Andalucía y alguna que otra lesión sin importancia. La bici se pinchaba/estropeaba casi semanalmente así que, más que ejercicio con ella, hacíamos ejercicio llevándola al taller (que estaba en el quinto coño).

Nadar era distinto, porque molaba. Yo nunca me había metido en una piscina sólo para nadar, creo que tampoco había estado nunca en una piscina cubierta, así que de entrada ya era algo nuevo. Además, los estudiantes de la XIOS no teníamos que pagar por usar las instalaciones así que nos empezamos a aficionar y fuimos con cierta asiduidad. Pero ahí terminó mi affair con el deporte. Volví a España, trabajé y estudié, me vine para Belgium de nuevo, al mismo ritmo, y hasta ahora no he podido/querido sacar un poco de tiempo para volver al agua.

Hoy por fin me he animado y he ido a la piscina olímpica Wezenberg de Amberes, que me pilla bastante cerca de casa. No sé si es por coincidir con vacaciones de semana santa (aquí todavía siguen...) pero me la esperaba mucho más llena a la hora a la que he ido (sobre las 7 de la tarde), y como esa era una de las cosas que me echaban para atrás... Yo, feliz :) Mirad además qué pedazo de cartel de Bienvenida :D



Es bastante barata, puedes sacarte "abonos" que por 20 euros te permiten ir 12 veces a la piscina, tiene taquillas gratuitas (con un sistema de cierre un poco enrevesado...), las instalaciones son limpias y bastante nuevas... En definitiva, me ha gustado mucho y la recomiendo a todos los ambereños. Yo volveré cuando pueda moverme (briconsejo: no nades 600 metros si llevas casi 3 años sin hacer NADA de deporte).

6 comentarios:

aLi dijo...

Lojeños que nadan como señoras :P


Pd.: no comento, pero te leo ;)

Giorgio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Giorgio dijo...

jopes, en Zaragoza el abono de 10 me cuesta 27 euracos!! Creo que si pillo oferta me sale rentable coger el ryanair para ir a nadar... xD
Tú vete entrenando que la próxima vez que vaya nos echaremos unos largos! ^^

PD: yo también sigo leyendo tu blog en la sombra... ;)

Giorgio dijo...

ah, el comentario suprimido era mío; es que le había metido una pequeña patada a la ortografía... xD

Rich dijo...

Muy bien josele, el ejercicio siempre es bueno y más la natación que es un deporte completo (importante saber nadar porque si no... acabas mal)

Que siga así ese sano hábito :)

Charlotte Harris dijo...

Yo nade el año pasado en Belgica más que en toda mi vida!
Era relajante, tanto que despues solo queria ir directamente a la cama XD
Un saludo, y aprovecha la piscina!

Por cierto, si has echo deporte, aunque sea jugastes con el Noni, no? XD