1.5.10

Pulso Firme

La vida se compone de pequeñas metas. Logros cotidianos que nos permiten avanzar y evolucionar, y que eliminan en mayor o menor medida el sentimiento de vacío que a veces puede producir una existencia poco ajetreada. Por eso y porque no puedo parar quieto, hace unos meses me propuse una serie de metas, de las cuales pude cumplir 2 la semana pasada.

La primera era conseguir un contrato fijo. Pasé los 6 meses de prueba hace 2 lunes así que, desde el día 20 soy un trabajador con un contrato indefinido y un paro de por vida en caso de que me echen. No está mal :P Aunque tengo sentimientos contradictorios... por un lado seguridad laboral, por otro lado vislumbrar que estás haciendo algo que no te gusta especialmente... Me quedo con la parte de aprendizaje, que como siempre no solo se basa en conocimientos técnicos. Es curioso, por ejemplo, ver cómo ante un mismo problema la gente se comporta distinto en cada país. Poder tener una visión global de una empresa internacional es algo que no sucede todos los días y resulta, cuanto menos, interesante.

La segunda, que me supuso más quebraderos de cabeza, era la tarea de buscar un nuevo hogar. Quedarme en el minipiso era, además de arriesgarme a contraer el síndrome de Diógenes, seguir comportándome como si estuviera aquí de paso. Ya llevo más de 2 años trabajando por estos lares, y la cosa no tiene pinta de cambiar mucho en un futuro a corto-medio plazo. Necesito asentarme un poco y asimilar de una vez que este es mi sitio, que lo he elegido yo y que me gusta, que a veces es difícil pero aún siento que tengo cosas que hacer por aquí.

Ahora toca enfrentarme a cosas muy simples pero que he intentado evitar hasta la fecha, como son el comprar muebles o decorar algo a mi gusto. Mi nuevo apartamento ya no será un sitio donde he terminado de rebote, es un sitio elegido y pensado, que quiero hacer mío porque me hace falta, porque no puedo seguir con la duda eterna de irme o quedarme. He firmado mi nuevo contrato por un año, me quiero quedar y (a no ser que algo muuuuuuy grave pase) me voy a quedar. ¿Después? Ya lo valoraré cuando toque.

Así que manos a la obra. Si queréis echarme una mano ya sea subiendo partes de muebles de ikea, o montando esos mismos muebles, en 3 semanas (Dios mediante) servidor se muda!


4 comentarios:

Misósofos dijo...

Una pregunta: ¿Y para qué quieres trabajar, si puedes cobrar el paro de por vida? :-)

PD: ¿No estabas en Holanda? Qué Yoni eres.

Ramón dijo...

¡Enhorabuena por partida doble!

¿Te vienes a la nueva quedada en Bruselas y lo celebramos con unos cócteles?

aLi dijo...

ay!!! ese minipiso, con lo mono que era!! y lo bien que nos acogió :)

Ya iré a visitar el nuevo ;)

Charlotte Harris dijo...

Pues queremos ver fotos en breve!!!
Suerte para ese piso, y recueda, de lo primero que tiene que entrar: Sal, Azucar, y Aceite! XD
Un besazo!