16.7.10

Ahmet Yildiz, o la importancia de ser uno mismo


Hoy hace 2 años que lo mataron. En una cafetería de Estambul, su ciudad, a tiros, todo preparado por su familia. Lo que viene siendo una "muerte por honor", porque Ahmet era una deshonra. Tenía 26 años.

Su afrenta consistió en ser homosexual abiertamente. Porque claro, si uno es un polilla y se queda en el armario sin hacer ruido, pues ni tan mal. Pero si uno es tan inconsciente (o tan auténtico) como para vivir lo que es... mal asunto!

No voy a entrar al trapo con el tema islámico, porque aunque parezca imposible, no todo lo árabe es intolerante ni mucho menos. Tampoco voy a meterme en el tema familiar, por muy increíble que me parezca que seas capaz de matar a alguien de tu propia sangre. Sólo quiero que los poquitos lectores que pasen por aquí piensen en él un momento, y en por qué murió.

Hay mucha gente que está en contra del día del Orgullo gay. Afirman que se ha convertido en una fiesta (y no les falta razón en esto) y que ya no hay nada que reivindicar. Queridos amigos, por cada plumífera que sale en ese desfile pegando botes encima de una carroza a ritmo de Lady Gaga, hay 20 chicos de pueblo que si sus amigos se enteran de que no les gustan las chicas, lo más probable es que se lleven una paliza. Y en este caso no hablamos de pueblos turcos ni mucho menos. Mientras siga existiendo esta posibilidad, este miedo a ser uno mismo, esta opresión por parte de la sociedad... hay que hacer ruido.

Ahmet hacía ruido, era militante de una importante asociación LGTB y luchaba por los derechos de los que, como él, querían ser ellos mismos. Probablemente hacer ruido le costó la vida, así que que nadie me venga a decir que no es necesario. Descanse en paz.

2 comentarios:

HenMex dijo...

muy buena reflexion. La verdad es que si es uan lastima tanto la homofobia, los casos extremos como la gente que selo toma a todo a guasa.


la verdad desde que vi la foto hace 2 años...ufff

Petu dijo...

Muy bueno, Jose. Toda la razon. Cada vez que alguien (normalmente de mi familia, sigh) se queja de que "los maricones" corten la Gran Via para hacer el subnormal, intento hacerles ver lo que tu has expuesto aqui, pero de momento no lo han entendido. Me da mucha rabia que digan cosas como "Pero si ya les dejan casarse, ¡que mas quieren!". En fin... que me ulcero.