24.8.10

Zapatos, openbaarvervoer y coches

Hoy me llamaron de una zapatería ofreciéndome unos zapatos nuevos. Los zapatos en sí se parecían a unos que tenía el año pasado, aunque me los pintaban muy bien. ¿La pega? Había que ir a por ellos a Gante.

Yo, inocente de mí, dije que para ir a por ellos querría un coche. La vendedora contactó con el jefe y obtuvo como respuesta que todo el mundo iba a la zapatería en transporte público y que yo no podía ser diferente porque la gente se ofendería. Lo entendí y dí las gracias por la oferta, los zapatos, aunque bonitos, no eran nada del otro mundo, y no estoy de rebajas así que no tengo por qué tirarme a por lo primero que pase. Entonces se produjo una conversación totalmente surrealista donde la vendedora comparaba tiempos de viaje en transporte público y posibles alternativas. Incluso me sugirió que el coche me lo comprara yo, o que directamente me mudara a Gante.

Acostumbrado a pelear por mis zapatos, no entendía por qué esta chica tenía tanto empeño en que me los llevara, cuando yo era el que no lo veía claro. Puedo elegir entre sentirme afortunado porque me hayan considerado un buen comprador, o frustrarme porque no encuentro zapatos que me gusten. Intentaré quedarme con lo primero, con paciencia y saliva...

2 comentarios:

Xopis dijo...

Te llaman para que te compres zapatos? Si que tienen que estar mal las tiendas... Encima te buscan la convinación para que vayas. Aqui no te hacen eso ni siquiera por comprarte un piso. Debes ser ya famoso por esas tierras, que crack!

Bultza dijo...

Sabes, es curioso que saques este tema en el que tan inmerso me veo estos días. Llevo 5 años acudiendo a la misma zapateria. Mis zapatos son cómodos, flexibles, pero un poco feos, no van a la moda, parecen para gente más mayor, siento que me vuelven viejos, me consumen el alma.

Este mes la tienda me ha llamado para avisarme de que mis zapatos estan viejos y tenemos que comprar unos nuevos, los mismos a poder ser, Despues de pensarlo mucho, ayer mismo me fui a donde el dependiente y le dije que no volvería a comprar allí, para mi sorpresa me abrazó, me dio las gracias y me dijo que entendía que siendo como soy joven tengo que probar otras marcas. Me han ofrecido unos zapatos temporales, de esos que solo duran 6 meses para hacerme más fácil la búsqueda de una zapatería nueva, la verdad es que a este dependiente le debo todo.

Muchos me llaman loco, tonto, tengo los zapatos perfectos etcetcetc. Pero es que si no cambio ya de zapatos, me va a ser muy difícil cambiar de estilo en el futuro y a mi estos zapatos no me gustan por muy comodos que sean!.

Parece que ahora hay un reloj ahí arriba contando las horas que me faltan en este país... suerte en tu búsqueda!