5.11.10

Las crónicas del BOFH ( I de nosecuantas)

Hoy vamos a hablar un poquito de curro.

Ser un chico de Sistemas nunca ha sido mi vocación, de hecho, yo era de los que se reían de los de ITI Sistemas y les llamaba pringaos y pelacables. Esto demuestra una vez más que, el Karma existe, y mientras amigos de Sistemas y Telecos trabajan como felices picadores de código (que es lo que mola digan lo que digan) aquí está servidor formateando ordenadores, instalando redes y aconsejando a la gente que reinicien su computadora como instinto primero. Karma wins.

Ser el chico de Sistemas de una empresa significa muchas cosas, entre ellas:

- No integrarte jamás con tus compañeros, a no ser que ellos también sean de sistemas. El resto del mundo piensa que el informático es un ser uraño, con manías... nada que se le parezca a una persona normal. Por eso te evitan y solo establecen contacto visual contigo cuando tienen un problema.

- Todo lo que conlleve electricidad es tu responsabilidad. Da igual que los plomos salten porque alguien ha enchufado 5 tostadoras. Electricidad = informática = tu problema.

- Por si no te han preguntado suficiente durante tu vida de informático todos tus amigos, tu familia, incluso amigos de amigos... También en la empresa te convertirás en objeto de toda clase de preguntas sobre los ordenadores personales de cada uno/a. Me han llegado a preguntar qué modelo de iPod se deberían comprar (hola o2x xD), con eso lo digo todo.

- Escuchar mínimo una vez al día "esto va lentísimo". En serio, yo nunca he tenido problemas para trabajar y uso los mismos ordenadores que el resto de mis compañeros, ¿es algo que les dice el jefe que nos digan para ver si mejoramos las redes de manera subliminal?

Tras mucho tiempo satisfaciendo curiosidades, dudas y problemas más o menos complicados, caí en la cuenta de que daba igual cuánto me esforzara: la gente seguiría preguntando las mismas cosas y teniendo los mismos problemas una y otra vez, porque a nadie le interesa saber algo si saben que vas a estar disponible. Y como eso de ser Google no mola, me convertí en un BOFH en parte por el bien de mi salud mental, en parte por hacer la rutina laboral un poco menos tediosa.

Cuando uno es un BOFH tiene mil anécdotas que contar, si os interesan os recomiendo leer a Wardog que es un cachondo y un poco más malvado que yo, pero hoy en concreto he tenido una experiencia BOFH con la que no he podido evitar reirme un poco.

Recibí una llamada de un móvil belga, alguien trabajando desde casa supuse, contesté:

- Sistemas, Jose.
- Hey Houséi, tenía un problema con el teclado, creo que lo he cambiado a Inglés porque si pulso la A sale una Q.
- Vale, eso se arregla fácil, ¿ me da su IP?
- ¿Para qué?
- Emm... ¿para que me conecte con su ordenador y le pueda ayudar?
- Ok... (a regañadientes me dice el número)
- Vale, ya está arreglado, solo tiene que cambiar esto en el menú de idioma.
- OK. Y ahora, ¿cómo sé que te has desconectado de mi ordenador?
- Lo verá en el icono de al lado del reloj, si alguien se conecta se pone rojo...
- Y la IP ¿qué es en realidad?
- Bueno, la IP es la dirección que se le asigna en internet...
- Osea, que es como la dirección de mi casa, ¿no?
- MMmmmm bueno, algo así.
- Entonces ¿Sabes dónde vivo?
- ... Perdone, creo que me entra otra llamada, si me necesita para cualquier otra cosa mándeme un mail... gracias...


¿Conspiranoico? Que va...


(Tenía ganas de hacer una entrada divertida :) )

2 comentarios:

Falo dijo...

bueno como buen BOFH, ya puedes apagarle el congelador, desintonizarle los canales de la tele, regrabarle los cd's que tenga en las estanterías con los éxitos del Fari y demás maldades que se pueden hacer cuando sabes la IP de alguien... que se joda! xD

Lian Schüstav dijo...

tio deberías encenderle y apagarle las luces de la casa así se daría cuenta del verdadero poder de los informáticos!
controlar la electricidad a distancia = PODER = reirte de quien quieras