29.3.10

No olvidaré

Por más que me lo pidas, no olvidaré.

Caminaré por aquella estación, comeré en aquel restaurante y pasearé por esa avenida sin pararme unos segundos para dejarme llevar por la nostalgia. Pero no olvidaré los lugares especiales donde me cogiste de la mano, me abrazaste, me diste el primer beso.

Me desharé de tus regalos, los sustituiré por otras cosas que tampoco necesite y me hagan menos feliz. Pero no olvidaré que fui feliz cuando me los diste, tu cara sonriente, mi desconcierto y emoción.

Tiraré las sábanas donde nos abandonamos a la pasión, no sea que tu aroma permanezca después de lavadas. Incluso cambiaré de cama, de casa, de barrio. Pero no olvidaré tu tacto, tus ojos, tus latidos, ni tu forma de dejar las cosas según tu orden y no el mío.

Volveré a buscar consuelo en miradas vacías, en bares, en aficiones abandonadas por el fortuito paso de Cupido. Pero no olvidaré que pasó y que, en aquel entonces, no pudo ser.

24.3.10

The IT Crowd World Tour

Una de las mejores cosas que tiene mi nuevo curro es la posibilidad/necesidad de viajar por Europa para solucionar la vida de la gente. Hasta ahora me había tocado viajar solo, cosa que está bien por un lado y es tremendamente aburrido por otro, pero en este último viaje pude contar con la compañía de mi compi. Entre los dos llevamos todo el soporte informático de la empresa, y normalmente cada uno estamos en una oficina distinta, pero esta misión requería de aunar fuerzas, y allí que fuimos a darlo todo!

La primera parada fué Madrid, donde estuvimos de mierda hasta arriba, muchísimo curro. El miércoles nos volvimos en coche (hecho que aproveché para atracar el Mercadona) ya que el jueves teníamos que estar en la oficina de París, pero el tiempo se nos echó un poco encima y a la altura de Bayona ya eran las tantas, así que decidimos buscar hotel.

Quien haya atravesado Francia en coche habrá reparado en la abundancia de cadenas de Hoteluchos de Carretera. Ni en España ni en Bélgica hay tantísimas: Fórmula 1, B&B, Campanille... El caso es que, siendo miércoles, no siendo festivo, y con 6 hoteles en Bayona, no encontramos ni uno libre. Tuvimos especiales problemas con los Campanille, cuyo complejo sistema de registro 24/7 no funcionaba correctamente, no nos cogía las tarjetas o simplemente no contaba con dicho sistema... No es necesario decir que le cogimos una manía inmensa al dichoso Campanille, pero teníamos que seguir buscando, así que seguimos nuestro camino hasta Burdeos.

Serían las 3 de la mañana cuando, después de un día de trabajo bastante duro y muchos km a la espalda, llegamos a Burdeos. O encontrábamos hotel o dormíamos en el coche. Primer intento: Campanille. Por supuesto, impracticable. Segundo intento: BINGO. Dormimos 4 horitas y a la mañana siguiente (o al rato siguiente...) seguimos nuestra marcha y conseguimos llegar a París a la hora de comer.

Qué diferencia de oficina! Mientras en España todo era "crisis", "paro" y desánimo, en Francia nos acogieron muy calurosamente, nos invitaron a comer y se ofrecieron a buscarnos alojamiento. Yo apenas podía creer que, desde un despacho, veía la torre Eiffel. Fué realmente, un viaje a otro planeta por cosas como estas:

- Bonjour José, sabes que las impresoras no funcionan?
- Anda! Desde cuándo?
- No sé! jajajaja

Unas horas después, volveríamos a la realidad al recibir un mail con los detalles de nuestro nuevo alojamiento. Un Campanille. Pero a mí ya me habían contagiado el buenrrollismo parisino y, mientras mi compi ponía cara de resignación, yo me revolcaba de risa en el enmoquetado suelo.


Hacía demasiado tiempo que no escribía una anécdota de las mías, estoy reflexivo con esto de hacerme viejo... Aunque mañana partimos para Birmingham y me da a mí que también pasarán cosas para contar ;) Ya he empezado a recibir regalos de cumpleaños: Un paquete desde España con algo de ropa nueva (los pobres siempre regalamos cosas útiles ;) ), magdalenas caseras de mi madre y una tarjeta que me ha hecho saltar las lágrimas. Ay, la familia...

20.3.10

Fechas y síndromes

Siempre he sido bueno recordando fechas. Ahora, con esto del facebook, ya no tiene mérito, pero yo solía ser ese que se acordaba del cumpleaños de todos sus amigos, familia y mascotas... Hoy he caído en la cuenta de que se me ha pasado una fecha bastante importante: hace unos días cumplí 2 años como habitante/trabajador en el País de los Gofres.

2 años ya... se han pasado tan rápido! Alegrías y penas, esfuerzo, premios, sueños, reajustes de prioridades... Miro atrás y pienso lo niño que era cuando decidí dar el salto, y en la suerte que he tenido pese a los contratiempos. Vivir aquí no me ha hecho mejor persona, pero sí me ha permitido aprender mucho, de todo y de todos, y aunque no tenga muy claro qué será de mi futuro, voy discerniendo poco a poco qué es lo que me gustaría hacer/conseguir.

2 años. En casa dije que me venía para unos 2 años, que luego volvería, pero entre la crisis y que no me apetece tirar por la borda todo lo logrado, creo que tardaré un poco más en retornar... Aunque claro, esto último es la pescadilla que se muerde la cola: cuanto más tiempo me quede, más cosas lograré, y más pereza me dará volver a empezar de 0, aunque en el fondo desee volver a España. No me lo tengas en cuenta mamá, la vida da muchas vueltas y yo aquí estoy bien.

Henmex hablaba hoy del Síndrome de Ulises, patología que afecta a los emigrantes y que se define como una "situación de estrés límite, con cuatro factores vinculantes: soledad, al no poder traer a su familia; sentimiento interno de fracaso, al no tener posibilidad de acceder al mercado laboral; sentimiento de miedo, por estar muchas veces vinculados a mafias; y sentimiento de lucha por sobrevivir". La parte de las mafias creo que a los expats nos sobra, que para algo somos la facción guay de los inmigrantes, pero el resto de síntomas son perfectamente posibles. Al fin y al cabo, es de lo que nos solemos quejar la mayoría de los cabezas locas que nos piramos al extranjero a verlas venir. Obviamente no todos lo sufren, hay quien se resigna, quien se toma las cosas con filosofía, o quien ni siquiera repara en esos detalles...

Caí en la cuenta de los 2 años porque hoy conocí a un chico que en breve terminará su andadura por el extranjero. Él también lleva 2 años fuera, pero echa de menos demasiado nuestro país. Ha tenido la suerte de encontrar un trabajo que le gusta, en una ciudad que le gusta y cerca de su familia, así que se va por la puerta grande. Supongo que un poco de Síndrome de Ulises sí tendrá. Yo lo tengo por días, cosa que no me gusta en absoluto así que voy a luchar por cambiarlo. Si toca estar aquí, pues aquí estaremos, aprovecharé y disfrutaré al máximo, como siempre he intentado hacer. Y arriba la Esteban!

10.3.10

Cuidado, que llega Marzo

De un tiempo a esta parte, el mes de Marzo se ha caracterizado por ser un mes de auténtica mierda. El año pasado lo comenté en el blog y a los pocos días algo pasó. Este año no quise dejarme llevar por el negativismo y ni mu, no dije nada, pero parece que a la maldición de marzo le importa poco.

En primer lugar, la mudanza *arcadas*. Tenía que haber avisado con 3 meses de antelación que me iba del piso, normativa belga... se me pasó unos días por gilipollas, y por gilipollas ahora tendré que buscar a alguien que me reemplace. No creo que me cueste demasiado ya que mi minipiso, aunque pequeño, es muy majo, pero es un quehacer más que me podría haber evitado simplemente revisando el contrato un poquito antes. Me lo tengo merecido.

En segundo lugar, burocracia belga *más arcadas*. Al que diga que el papeleo en españa es el peor de europa le invito a venir aquí e intentar entender este sistema. Resulta DE QUE en mi anterior empresa, contratado por ETT, me adelantaban todas las semanas un dinero en concepto de vacaciones (cosa curiosa, porque luego las vacaciones eran no pagadas...), y al cambiar de ese tipo de contrato al contrato fijo que ahora tengo, les tengo que devolver ese dinero. En mi empresa actual tengo un contrato normal, que son 14 pagas (los 12 meses + la extra + la de vacaciones), así que ese dinero que les tengo que devolver me lo quitarán de la paga de vacaciones... pero ahí no queda la cosa! La cantidad es mucho mayor, así que a efectos prácticos, será como si no cobre un mes. Me han explicado los motivos, del derecho y del revés, y yo sigo sin entenderlos, pero bueno, seré pobre gracias al sistema belga.

Estos problemas son realmente tonterías, comparado con lo que no deja de rondar mi cabeza. A alguien muy cercano le han diagnosticado una enfermedad muy mala. No quiero dar detalles, simplemente expresar la impotencia que uno siente al ver que estas cosas pasan de una forma increiblemente aleatoria, y lo poco que se puede hacer. Je crois que tu ne me lis pas, mais tu connais dejà ou je suis, et ou je serais. Siempre quise escribir algo bonito en francés.

Pero bueno, no todo van a ser penas. Marzo trae mucho viaje también, mayormente por trabajo, aunque me las he arreglado para poder pasar este finde en Barcelona, ciudad que por fin conoceré (es una vergüenza que todos los belgas hayan estado allí y yo no). Después de eso vienen Madrid y París. Y unos días después, también por trabajo, Birmingham, que coincidirá con el aniversario de mi nacimiento. Es curioso como la vida va dando vueltas y evolucionando de unos modos tan serpenteantes: estos últimos 3 años he celebrado mi cumpleaños en 3 países distintos, y ahora vamos a por el cuarto, también en otro país. Me considero afortunado, y tengo motivos para dar gracias a Dios y tirar p'alante ante la adversidad. Pero por favor, que se acabe marzo ya.

4.3.10

Ziek worden

Llevo toda la semana solo en la ofi. Mi compi el friki tuvo un percance un poco jodido el domingo por la noche. Resulta que, sin venir a cuento, se le obstruyó un pulmón por lo que apenas podía respirar... Lo llevaron al hospital y allí sigue. Hoy lo operaron de urgencia, y por lo visto estará un par de semanas de reposo. Saldrá adelante, pero el susto que se ha llevado ha sido importante.

Él nunca ha sido un modelo de vida sana: comiendo mal, fumando mucho, bebiendo redbull y cocacola a todas horas (jamás lo he visto beber otra cosa, ni siquiera agua o café) y trasnochando para jugar a la play... Pero aún así, tiene 28 añitos, y estas cosas no deberían pasar a esa edad.

El martes fuimos al hospital a ver qué tal andaba, y pese a la máquina de respirar que tiene directamente enchufada al pulmón, se le veía bien. Su preocupación máxima era, como siempre, el trabajo. Desde luego, los belgas son de lo que no hay. Mañana iré a ver qué tal le ha ido la operación, le he pedido una PSP a otro compañero para dejársela estos días, que tendrá monazo de consola... Seguro que lo agradece más que cualquier ramo de flores o caja de bombones :)

Me dió por pensar que si a mí me hubiera pasado lo mismo, no sé en qué habría terminado la cosa. Él vive con sus padres, que lo llevaron al hospital y yo... Supongo que podría llamar a algún amigo, y rezar para que pudiera acompañarme al hospital, lo cual es decir bastante más que hace un par de años. Creo que me estoy haciendo cada vez más a este sitio, y veo cada vez más lejos eso de volverme a España. Pero bueno, no hablaremos muy alto, que cuando me vine para acá tampoco me veía yo quedándome más de 4 meses y mira por donde vamos ya...

Y de postre una canción muy bonita recientemente descubierta.