22.4.10

Dejad que los chungos se acerquen a mí

Tengo cara de "pregúntame". Es algo que sé desde hace mucho y que me podido demostrar en numerosas ocasiones, como aquella vez en el metro de Milán que una viejecilla eligió preguntarme a mí de entre los 30 personajes que pasábamos por allí en ese mismo momento, o como aquel día de feria apoteósico en Málaga cuando me pararon 5 veces para preguntarme, 5 personas distintas (una de ellas yendo en autobús). Creo que se trata de una técnica de línea sucesoria, ya que mi padre también la posee... El caso es que ayer, esto me llevó a entablar conversación con un personaje de la fauna Amberina.

Yo esperaba el tranvía de vuelta a casa, y un chaval con pinta de chuloputas se me acercó a preguntarme algo relacionado con la parada. El caso es que me lo preguntó en un idioma indescriptible, y yo le contesté por señas (no tenía ganas de investigar). Todo debería haber quedado ahí, pero a los pocos minutos un crío de unos 11 años se acercó al chulillo y le preguntó algo en árabe, sin mucho éxito. Después pasó al holandés y el tipo seguía sin inmutarse, no abría la boca. El niño puso cara rara y me vino a preguntar a mí, también algo sobre el tranvía. Le contesté mientras el chulo decía "io solo parlo italiano e spagnolo...". Al oir esto no pude evitar sonreir, y ese fue mi error.

El chulo se percató de que lo entendía y se vino para mí, sonriente, a darme conversación. Me comentó que venía de Italia, que en Bélgica se vive bien pero hay demasiados moros y que en España no se trabaja. Me pregunta si tomo drogas, yo le digo que no, pero él parece muy interesado en el tema y me cuenta un par de batallitas sobre consumo y huidas policiales... Observo que, pese a que su español no es 100% correcto, conoce a la perfección términos como placa o bellota. La conversación da un giro y se pone a hablar de cárceles, que en las de Bélgica en 2 meses estás en la calle... Y que él estuvo 2 años en una, en Murcia, porque lo pillaron con un kilo de cocaína. Ahora todo cuadra. Yo no sé dónde meterme así que, pese a estar cansadísimo, me bajo del tranvía antes de tiempo (no sin darle antes la mano y desearle buena suerte).

¿Me tocan todos los raros en este país? Mientras me siga sirviendo para escribir anécdotas, yo encantao :D Bélgica, que llena de personajes y hermosa eres.

20.4.10

La mudanza: Busca que te busca

Buscar piso no es una tarea fácil. Si además lo buscas en un país que no es el tuyo, la cosa se complica un poquito más. Pero si, a todo esto, le sumamos que ese otro país es Bélgica: mission imposible!

En primer lugar está el tema de los metros cuadrados. En Bélgica la moda de los pisos de 30 metros cuadrados está muy asentada desde hace muchos años, lo que se traduce en que cada vez que vas a buscar un sitio un poquito más grande, te piden un dineral por él aunque se esté cayendo de viejo, no tenga ventanas y la calefacción central sea una hoguera de neumáticos en el ojo patio.

Por otro lado está el dilema: ¿amueblado o sin amueblar? Si lo pillas sin amueblar, prepara el bolsillo porque ni cama, ni armarios, ni lavadora, ni sofá ni ná de ná. Si te decides por uno amueblado prepara también el bolsillo porque la mensualidad sube unos 100 euros mínimo, y cruza los dedos porque encontrar algo amueblado (y que se pueda catalogar como tal) en Bélgica es chungo. Tela de chungo.

Y por último tenemos el contrato. La burocracia belga es algo que odio casi tanto como el cielo gris. Las rarezas que se pueden ver en los contratos son numerosas: lo típico es que se autorenueven solos y que si no dices nada, un contrato de 2 años pase a ser de 9 por la cara, también hay que mirar las condiciones especiales como "no subir muebles por la escalera común", "no hacer ruido de 10 de la noche a 6 de la mañana"...

Llevo varias semanas de búsqueda, visitando cuchitriles y palacios, caserones viejos y microestudios modernos... He barajado la posibilidad de compartir piso, de irme a las afueras y pillarme un coche, de volverme a España y que le den a todo... Pero al final parece que, con un poco o un mucho de ayuda extra ( merçi Fer ;) ) he conseguido encontrar un sitio que me gusta, cerca de donde vivo ahora, más grande, bastante nuevo y bien de precio. El jueves, si Dios quiere, firmo contrato. Hasta entonces... toquemos madera!

18.4.10

Humor Belga: Benidorm bastards

El humor belga es... cómo lo diríamos... especial (el eufemismo de los eufemismos). Alguna vez lo he comentado con otros españoles, los belgas no nos pillan! No sé si será por la barrera idiomática o simplemente, distintas maneras de ver la vida, pero cosas tan "simples" como una ironía o un doble sentido pueden dejar al belga de a pié con una cara de póker de cuidao. Y que conste, que no los estoy llamando tontos, porque no lo son en absoluto.

Los belgas disfrutan de un tipo de humor distinto, más enfocado a poner a la gente en situaciones graciosas/comprometidas/incómodas y reirse de sus reacciones. Este tipo de humor se puso de moda hace un par de años con la aparición del programa "Hagger trippy", que tenía escenas del estilo:


En el video, el policía le recrimina al señor mayor el estar fumando. El abuelete le comenta que está al aire libre y que eso es totalmente legal, pero el poli no atiende a razones... ¿Os ha hecho gracia? A mi tampoco, no me gusta nada este tipo de humor y no entiendo cómo lo pueden encontrar gracioso.

Últimamente se ha puesto muy de moda otro programa del estilo, "Benidorm bastards", que es básicamente lo mismo con la salvedad de que siempre hay octogenarios implicados. Los señores y señoras van haciendo mal por las calles (a cómplices, por supuesto) y la gracia es ver la reacción de los viandantes. Me sigue sin hacer gracia, pero el nombre del programa es ocurrente :D



¿Qué os parece? Están locos estos mordorianos...

12.4.10

La piscina Olimpica de Amberes

Como buen informático, estoy peleado con el deporte. No es que sea vago, ni mucho menos, es que el deporte carece de todo interés para mí. Siempre fui bastante pésimo en lo que es la coordinación psicomotriz, en el colegio me ponían a jugar a voleibol con las niñas en clase de gimnasia, mis amigos siempre me elegían el último para jugar al baloncesto... Nunca fui hincha de ningún equipo de fútbol, jamás me interesó ver un partido, odio el ciclismo en televisión y jamás he seguido unos juegos olímpicos.

El Erasmus fue, sin duda, mi año más deportista. A los ejercicios de barra fija y levantamiento de pintje (ejem) se fueron añadiendo actividades inesperadamente sanas para un grupo de juerguistas estudiantes de intercambio: íbamos a patinar, jugábamos a baloncesto, andábamos todo el rato con la bici e íbamos a nadar.

Lo de patinar duró poco. Más que nada porque salvo el finlandés, el resto éramos un poco torpes y estábamos más en el suelo que otra cosa. El baloncesto nos dejó partidos inolvidables de Norte de España VS Madrid+Andalucía y alguna que otra lesión sin importancia. La bici se pinchaba/estropeaba casi semanalmente así que, más que ejercicio con ella, hacíamos ejercicio llevándola al taller (que estaba en el quinto coño).

Nadar era distinto, porque molaba. Yo nunca me había metido en una piscina sólo para nadar, creo que tampoco había estado nunca en una piscina cubierta, así que de entrada ya era algo nuevo. Además, los estudiantes de la XIOS no teníamos que pagar por usar las instalaciones así que nos empezamos a aficionar y fuimos con cierta asiduidad. Pero ahí terminó mi affair con el deporte. Volví a España, trabajé y estudié, me vine para Belgium de nuevo, al mismo ritmo, y hasta ahora no he podido/querido sacar un poco de tiempo para volver al agua.

Hoy por fin me he animado y he ido a la piscina olímpica Wezenberg de Amberes, que me pilla bastante cerca de casa. No sé si es por coincidir con vacaciones de semana santa (aquí todavía siguen...) pero me la esperaba mucho más llena a la hora a la que he ido (sobre las 7 de la tarde), y como esa era una de las cosas que me echaban para atrás... Yo, feliz :) Mirad además qué pedazo de cartel de Bienvenida :D



Es bastante barata, puedes sacarte "abonos" que por 20 euros te permiten ir 12 veces a la piscina, tiene taquillas gratuitas (con un sistema de cierre un poco enrevesado...), las instalaciones son limpias y bastante nuevas... En definitiva, me ha gustado mucho y la recomiendo a todos los ambereños. Yo volveré cuando pueda moverme (briconsejo: no nades 600 metros si llevas casi 3 años sin hacer NADA de deporte).

5.4.10

Muere lentamente

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre blanco y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.

Muere lentamente, quien pasa los días quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.

Muere lentamente, quien abandona un proyecto antes de iniciarlo, no preguntando de un asunto que desconoce o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.

Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar.
Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos una espléndida felicidad.


Martha Medeiros - Muere Lentamente

(Gracias Eu!)

2.4.10

The IT Crowd World Tour II : UK

Conducíamos por la izquierda, pagábamos en libras, la comida no sabía a nada, la lluvia torrencial y el sol más espléndido se turnaban en cuestión de minutos, la gente no iba a trabajar por estar de resaca entres semana... Efectivamente, estábamos en Reino Unido.

Como cada país, UK tiene sus cosas malas y sus cosas menos malas, pero quizás lo que llame más la atención sea el choque cultural que les separa del resto del continente: esa isla es un auténtico show! La gente cobra semanalmente, gasta semanalmente, viven el momento mucho más que la vieja Europa. Quizás yo esté demasiado acostumbrado a lo belga y no sea objetivo, pero desde luego no es un país donde me gustaría vivir.

Hacía casi una semana que nos habíamos colado en la Great Britain y tocaba volver, después de unos días currando como locos. Ni el tráfico ni la climatología acompañaban, así que para cuando llegamos al eurotunnel, nos informaron de que el próximo con plaza disponible saldría a las 6 de la mañana. Como eran las 10 de la noche decidimos buscar un hotel y probar más suerte al día siguiente. En UK no hay Campanile, hay Premier Inn, que viene a ser lo mismo por lo que, por supuesto, la maldición nos persiguió.

Suplicamos asilo en varios sitios que estaban hasta la bandera, hasta que en uno aceptaron ayudarnos y nos arreglaron una reserva en otro hotel, en Folkestone. Es el hotel más creepy en el que he estado en mi vida: el edificio estilo victoriano, precioso de día, pero de noche daba un acojone de cuidado. El resto, típico inglés: butacón, suelo enmoquetado (por supuesto, cuarto de baño incluido), papel pintado en las paredes...

Entrada de la habitación, escritorio con fotografías de ¿muñecas dormidas? ¿niñas muertas?

Pared, sábanas, mesilla y moqueta, todo a juego. El único símbolo inívoco de que no me había vuelto daltónico: las páginas amarillas.
Tocador/Puerta dimensional del miedo.
De día todo se ve mucho mejor :) vistas desde la ventana.

Ya hemos vuelto de la isla, con algún kilo de más (o de menos) por tanto fish and chips, y un par de trapos comprados en las eternas rebajas inglesas. England, qué bizarra y hermosa eres.