29.1.11

Vilvoorde

Hola a todos (los que queden!). Lo primero es desear con mucho retraso un muy feliz año 2011, que todos vuestros sueños estén un poquito más cerca este año :) Tras mucho darle vueltas al coco he decidido no escribir un post sobre mi valoración del 2010, simplemente decir que ha sido un año de muchas sorpresas y altibajos, y que tras él parece que 2011 arranca con fuerza en todos los ámbitos.

Hoy me gustaría hablar un poco de Vilvoorde, el pueblo donde trabajo desde hace más de un año. Para el que sepa un poco de política belga, le sonará ya que es la V de la zona conocida como BHV (Bruselas - Halle - Vilvoorde), un territorio muy "enmedio" y, por lo tanto, muy complicado de diferenciar y dividir del resto del País. Explicación corta: Bélgica es mitad Flandes (habla holandesa) y mitad Valonia (habla francesa), y enmedio está Bruselas, que es la única ciudad oficialmente bilingüe (aunque en la práctica se hable más francés que otra cosa). Pero claro, a un idioma no se le pueden poner muros, y hay lugares limítrofes en los que se habla indistintamente uno u otro, porque normalente todo el mundo habla ambos, porque la familia se formase por padre flamenco y madre valona o viceversa... Infinidad de razones, miles de casos, tantos como familias y situaciones.

En Vilvoorde esto siempre me ha resultado muy curioso. Yo, acostumbrado a Limburgo y Amberes, lo que viene siendo el flandes profundo, tuve que disimular la cara de sorpresa cuando al entrar en una tienda me dijeron por primera vez "Goiendaag bonjour!" y "Merçi danku wel" cuando pagué. A veces parece que se apuesta por una unión de culturas, aunque en mi misma oficina compruebo que habiendo varias personas cuyo idioma nativo es el francés, hablan en holandés (y lo hacen igual de bien) con el resto de los compañeros, y francés entre ellos. Todos los mails enviados a la oficina en general son en holandés, aunque todo el mundo atiende a clientes en francés ambos idiomas...

Y vosotros diréis: Muy bien Josele, esta gente tienen idiomas distintos ¿y qué?. Por supuesto, el problema no es el idioma, sino la política. Vilvoorde cuenta con una amplia comunidad francófona, y a los políticos Valones eso no se les quiere escapar. No termino de entender el sistema de votos, pero parece que los belgas solo pueden votar a partidos de su región, salvo precisamente en el BHV.

La separación del país es inminente, o eso dicen desde que llegué. Pero claro, ¿qué hacemos con Bruselas y el BHV en general? Porque un par de pueblos vale, pero Bruselas da MUCHO dinero al país.

En cualquier caso, Vilvoorde mola. No en vano fue una de las colonias de andaluces expatriados más grandes del mundo (si no contamos Cataluña). La gente suele ser tirando a maja, lo cual para este país es bastante, y salvo un par de integristas (gilipollas los hay en todos lados) la mayoría de los ciudadanos (que es lo que cuenta) mira como positivo esta mezcla. Y a mi me viene de perlas para practicar ambos idiomas indistintamente, según me levante ese día :D